El dinero, como dice Borges en El Zahir, es un repertorio de futuros posibles.

Ahora mismo, con tan sólo 10 pesos, podrías cambiar tu vida.

¿Cómo? Bueno, podrías comprar un boleto para ganar algún sorteo. O usar esa moneda para limpiarle la cerilla a una viuda sexy, ligártela, robar su fortuna, y emplearla para comprar cientos de boletitos que te hagan ganar un sorteo.

También podrías comprar boletos del Metro, recorrer toda la Ciudad, y esperar a que entre tanto viaje se te ocurra escribir una obra maestra. No sé, algo así como El Ulises, de Joyce. Luego, con las regalías, podrías comprar millones de tickets para ganar algún sorteo…

Por desgracia, la ciencia todavía no tiene la fórmula para que el dinero crezca en los árboles (mugres científicos, bolsones). Así que, para conseguirlo, es necesario trabajar. ¡Vaya locura! La verdad es que yo he trabajado muy poco tiempo. Acaso año y medio. Y en ese lapso, en muy pocas ocasiones he gastado el dinero en mí.

Aquí es donde el post se pone serio. Más o menos. La pregunta es: ¿hasta que punto uno debe ser egoísta con su sueldo? ¿Es un deber ético darle una parte a nuestros padres? ¿O a nuestros familiares? ¿O a nuestra pareja (yo no tengo, pero espero tener una en el 2040)?

Platicando con mis compañeros de trabajo, me doy cuenta de que la mayoría usa todo su salario para su propio beneficio. Acaso le compran un “regalito” a sus papás, a sus hermanos, o a su perro Boby. Pero hasta ahí.

Claro que cada uno de nosotros tiene contextos distintos. En mi caso, desde que entré a trabajar, mi padre dejó de percibir un ingreso fijo. Además, se hizo de muchas deudas. Entonces, en el tiempo que gané una buena suma, lo ayudé. Según él, le hice un préstamo, pero es obvio que nunca le voy a cobrar.

Por lo regular, me hace sentir bien colaborar con la mayoría de los gastos. Ahora mismo, “gran parte” de mi ínfimo salario va directo “a la casa”. Pero a veces, para ser sincero, quisiera dejarme llevar por el egoísmo. Comprarme ropa, discos, novelas, viajar, invitar a una chava al cine, poner uno de a 100 en la tanga de una teibolera, pagarme la depilación de axilas (jo).

No sé, siento que me presiono demasiado. Que trato de llevar sobre mi espalda culpas que no me corresponden. Que soy como Jack, de Lost, al tratar de arreglarlo todo, aunque no lo haya roto yo (el florero ya estaba así). ¿Pero cómo evadir la responsabilidad? Creo que no puedo hacerlo.

Y por desgracia, el no tener dinero te priva de muchas cosas. Te cierra “futuros posibles”. Aunque, ayudar a mi familia también me pone muy contento. En fin. Tal vez si comprara boletitos de algún sorteo…

Como ya se habrán dado cuenta, el tema me hace entrar en contradicciones. Además, he estado bebiendo rompope. Pero díganme qué opinan. Ay nos vidrios.

4 Comments:

  1. Rackve said...
    Yo estoy al reves, yo ya quisiera ayudar a los gastos de la familia, y más porque los problemas cada vez empiezan a venir más pesados.
    Erika Casiopea said...
    ¿Por qué el perro se llama Boby?
    Qué nombre tan más maricón pues jaja.

    Pienso que esto es un falso dilema, dar o no dar, no lo sé. Supongamos que no, entonces si tienes la capacidad de darle aunque sea un poco a tus seres queridos, pues hazlo. Ellos dan cosas por ti también.
    ja

    Un saludo
    Janus said...
    Como hijo uno se siente con la obligación de dar algo para la casa y esto siempre es bien valorado, sobretodo cuando nuestros padres han pasado por problemas como los tuyos y los míos. El solo hecho de apoyar a tu casa hace que tus padres te vean con orgullo. Ahora, también debes reservar algo para ti. En general todos trabajamos para poder sobrevivir y adquirir esas pequeñas cosas que nos mantienen cuerdos. Aarte de tener la necesidad de apoyar a una casa llena de problemas que no son nuestra culpa tenemos esas pequeñas metas que nos hacen soportar trabajos que no nos gustan: el ipod para hacer más llevadero el viaje al fastidioso trabajo, el videojuego que nos relajará en esas escasas horas libres, las cervezas con los amigos el sábado por la noche, etc. Si no reservas algo de dinero para ti y tus pequeños placeres estarás acumulando una serie de frustraciones que en algún momento reventarán. No está mal que guardes un porcentaje ya que también debes ver el fruto de tu esfuerzo. Los problemas son muchos y aumentan cada día pero si no tienes esos pequeños escapes llegará el punto en que no podrás seguir apoyando puesto que tu también necesitarás ayuda.

    Disculpa que me haya extendido tanto pero tu caso es similar al mío. Alguna vez ya me plantee todas las preguntas que tu te haces y creo que cometes un error al limitarte tanto. Sólo ponte a pensar que si dieras el 10% menos de tu ingreso los problemas de tu casa serían técnicamente los mismos pero tu podrías tener una mejora considerable en el aspecto anímico. Suerte con eso y ánimo, dice la teoría que en algún punto la caída se termina para que venga el rebote.
    tazy said...
    Te quiero mucho gansito

Post a Comment



Blogger Templates by Blog Forum