Cuando desperté la mañana del miércoles me di cuenta de que no escuchaba nada con el oído izquierdo.

No me espanté ni nada porque pensé que limpiándolo con un cotonete iba a quedar bien. Pero nel, siguió igual.

También le eché aceite para bebé, me tapé la nariz y respiré fuerte, pero por más que implementaba grandes soluciones caseras no se quería destapar.

Total que así estuve todo miércoles y jueves, con el oído izquierdo averiado.

Dependí totalmente del derecho, y fue chistoso porque cuando quería escuchar a alguien me tenía que colocar de modo que me llegaran las palabras a la oreja sana.

Es algo inquietante andar medio sordo por la vida. Sientes que estás atrapado dentro de ti mismo porque escuchas tus tripas, tu corazón y demás ruiditos internos.

Pero bueno, total que hace un rato dejé de postergar la visita al médico y fui a que me revisaran.

El doctor dijo que tenía un chingo de cerilla. Yo, no él. Y es que la verdad, casi nunca me limpio los oídos correctamente. Nomás me meto de vez en cuando una especie de cucurucho hecho con papel higiénico y dizque ya quedo bien.

Pero nada. El galeno me tuvo que limpiar disparando a mi orejita chorros de agua tibia con una especie de jeringa grandota, de esas que asustan mucho.

Total que después de varios disparos de agua, finalmente salió de mi aparato auditivo una especie de gusanote de cerilla que me hizo recordar al animalejo que le sacan a Neo en la movie de Matrix.

En ese momento sentí que mi oído izquierdo volvía a nacer. Y de hecho ahora escucho mejor de ese lado.

Moraleja de esta historia tan asquerosa: dediquen tiempo a limpiar bien sus oídos al menos una vez por semana. Ah y revisen que no haya aire en la gasolina de sus vehículos.

Se los dice su amigo: El Ganso.

8 Comments:

  1. ( I_I ) said...
    Yo estuve gordo un par de días, esas tunas cumplen con las expectativas.

    Cuídese chato.
    tazy said...
    escatológico... post escatológico iugh...



    nada como bañarse bien eh ganso.






    by the way: yo estuve casi ciega por 30 minutos. No fue que me limpie mal los ojos es que, tras 27 años de esquivarla y ser sana, ya tengo migraña, cómo ves?
    sirako said...
    yo no escuché bien tu post pero trataré de seguir tu consejo de lavar los carros con cerillos, gracias =)
    :::X@Vy::: said...
    Sugerencia para etiquetas: Lealo bajo su propio riesgo, Post wakalesco, Esto es digno de (i_i)...

    o algo así... yo hago lo mismo que tu con lo del papel de baño... ya no lo are lo juro :S
    EL GANSO said...
    El tema de la cerilla no es tan simple.

    De acuerdo con lo que dicen que dicen los otorrinolaringólogos no es recomendable sacarse la cerilla porque cumpla una función protectora.

    Pero voy a seguir investigando y luego ya les digo bien.

    El tema de la cerilla tiene mucha carne de dónde postear.
    chilangelina said...
    Hubiera estado bien avisarte hace unos días que te tomé prestados mil pesos, así nada más oías quinientos...
    verdugo-82 said...
    jaja que cagado, a mi me pasò exactamente lo mismo hace màs de 1 año

    http://si-edaa.blogspot.com/2007/07/el-otro-dia-me-sacaron-como-medio-kilo.html
    Luis Frost said...
    o azúcar

Post a Comment



Blogger Templates by Blog Forum