Vengan, jalen una silla, siéntense a un lado aquí, donde pegue el sol. Hoy voy a sincerarme un poco con ustedes. Trataré de no azotarme demasiado.

La verdad es que soy hijo de Michael Jackson. Pero eso no es lo que más me preocupa.

Siempre he envidiado a las personas que tienen muy claro qué es lo quieren hacer con su vida. Aunque sea por imposición, pero lo saben. Incluso puede ser que sus aspiraciones sean de corto alcance. Mediocres, si quieren llamarlas así. Pero al menos no los agobia el desasosiego de la incertidumbre.

Bienvenidos al mundo de la insoportable levedad del ser. Viva la improvisación.

Ya tengo 25 años y no sé hacia dónde voy. No tengo un plan. No sé si quiero casarme o tener hijos. No sé si quiero una casa o un departamento. No sé de qué color es el auto de mis sueños. No sé si quiero un Wii o un Xbox 360. Ando a la deriva.

¿Y saben cuáles son las consecuencias de eso? Además de inquietud, obtienes apatía. Como lo mencionaba en el post anterior, pierdes pasión. Te conviertes en un Coyote sin Correcaminos. Te va comiendo la indiferencia. Al menos eso es lo que yo he experimentado.

coyote

Lo que más me preocupa en este momento es el aspecto profesional. La verdad es que tengo miedo de haber elegido la licenciatura equivocada. Al menos dentro de ella no he encontrado un ámbito en el que pueda decir “hey, esto es lo mío, aquí realmente puedo hacer algo bueno”.

El otro día Chris Rock explicaba la diferencia entre tener una carrera y un empleo. Cuando tienes un empleo, dijo, miras el reloj a cada rato para saber cuánto falta para salir. Cuando tienes una carrera, miras el reloj porque no te da tiempo de hacer todo el trabajo que tienes en mente.

Necesito encontrar una carrera. Durante la universidad, y hasta el día de hoy, he tratado de pensar que es cuestión de paciencia, que las circunstancias me irían mostrando el camino (quizá ahí el error). Pero el tiempo pasa, y cuando te das cuenta ya llevas 3 meses en un empleo “temporal”, y comienza a presionarte la idea de que en tu próximo pastel de cumpleaños habrá 26 velitas.

Ahora que lo pienso, Scarlett Johansson (grrrr) interpreta a dos personajes que pasan por un dilema similar. En Perdidos en Tokio, Bill Murray le pregunta a qué se dedica. Ella, que había estudiado filosofía, le responde: “I’m not sure yet, actually”.

Si mal no recuerdo, luego él le responde que se tome su tiempo, que todo saldrá bien.

453065111_0ab6cdca86

En Vicky Cristina Barcelona, da la impresión de que Scarlett encuentra su carrera en la fotografía. Pero luego se da cuenta de que es un espíritu errante, que lo suyo no es la estabilidad, entonces abandona a la pareja que impulsó su creatividad con la lente.

En ambos casos, el espectador debe especular cuál será el destino de los personajes. En este blog, ustedes pueden pronosticar si acá su servilleta encontrará una carrera o vocación que lo haga feliz. ¿O acaso será demasiado tarde?

Ah, y no, hacerla de botarga del Dr. Simi no es lo mío. El traje me saca ronchas. Chale.

8 Comments:

  1. Chok said...
    Eres una nena
    PaulinAlfaro said...
    Tal vez lo tuyo no sea dedicarte a una sola cosa de por vida.
    Además, los días grises no son buenos consejeros.
    ge zeta said...
    Pues la opción de estudiar otra cosa no es algo que no puedas hacer...

    Replantear, así como yo lo hago...
    Chok said...
    pero y la lana?, el chiste es que ya te fregaste, sí, es cierto, se pueden hacer cualquier cantidad de cosas, pero en estos momentos a la sombra de la productividad, tenemos que poner nuestras tortillerías, ya que no entramos como grupo de expertos de la Guevara
    tazy said...
    por textos así te admiro mi ganso. Ahora que vaya para allá te regañaré diario para que salgas del hoyo.
    La Concharra said...
    A ver a ver a ver mi querido Ganso se está usted azotando demás (no diga que no tenga motivos para hacerlo), usted quiere que alguien le adelante el futuro, que le diga si ahí donde está, en esta carrera, la va a hacer o no y eso mi querido amigo, es imposible. Pero yo sí le puedo decir que usted tiene talento, que acepto sus motivos para sentirse decepcionado, pero uno está aquí porque siente placer al hacer lo que hace.
    Muchos pasamos por esto, de verded, sólo no te desesperes tan pronto.
    Saludos
    Chok said...
    En resumen, todos coinciden en lo que yo dije, pero con sus propias palabras...

    Eres una nena
    Tazy said...
    y a quien le importa como te sientas? ve a quejarte con gente de verdad

Post a Comment



Blogger Templates by Blog Forum