H

(Por eso me urgía la conexión, para bajar fotos como esta, el resto son puros pretextos para echar rostro)


Bien hecho, Cablevisión.

He tratado de conectarme desde las 9:00 horas, y hasta este momento, las 10:41, sigo sin poder hacerlo.

Esperaré 20 minutos más, y si no hay éxito, perderé mi oportunidad de trabajar desde casa, y tendré que correr a la redacción-oficina-granja esclavizadora con la pijama puesta.

Por si fuera poco, los de Cable se hacen bien weyes, porque llamé un par de veces para reportar la falla, y me pusieron como media hora de música de elevador (mínimo que pongan algo de los Kills), además de un buen de promocionales.

¿Será que no pueden atender la queja porque ni siquiera ellos tienen internet?

Bloody.

Bloody Hell.

Son las 10:49 y sigo sin conexión.

Y eso no puede ser bueno, porque tengo varios pendientes, y además estoy a punto de pensar.

¿Cómo era el mundo sin internet? Ya ni me acuerdo. Creo que antes de pasar la vida frente al monitor tenía una novia guapa (¿Mary Sue?), y era capitán del equipo de ping pong de la escuela.

No, esperen, no es para tanto. La verdad es que antes del internet, malgastaba mi tiempo jugando videojuegos.

Al menos en el periodo de la primaria y la secu, porque en la prepa y en la universidad leí mucha literatura.

Pero así, de a madres.

Extraño eso.

Aunque no sólo es culpa de internet, Twitter, Facebook y las páginas web de porristas, el hecho de que ahora no lea tanto como quisiera.

El trabajo también te absorbe, y las responsabilidades, que por lo que veo se hacen más grandes entre más ruco estás…

Volví a marcar a Cablevisión. Ahora pusieron una grabación que dice: “registramos una falla general en la zona donde se ubica su contrato, estamos trabajando para resolverla a la brevedad”.

¿Cómo ven? ¿Sigo esperando? Le voy a dar 15 minutos más a los muchachos.

Les decía que soy bien ñoño (por si no se habían dado cuenta).

Que hubo una época en la que me la pasaba en mi cuarto leyendo a Bukowski, García Márquez, Paul Auster, Camus, Orwell, Dostoievski, Tolstoi, Vargas Llosa, Murakami, Xavier Velasco y demás banda ociosa.

Me hacían sentir bien. Hasta la fecha, sigo disfrutando mucho leer ficción, y por eso me da nostalgia ese tiempo en que podía comer literatura en cantidades industriales.

Tal vez el asunto está en que ahora debes ser más selectivo. No leerlo todo, sino elegir bien el texto al que le dedicarás el tiempo que tienes disponible.

Hay unos perros ladrando afuera de mi casa. ¿Será que también están furiosos porque no hay internet?

La verdad es que ya estoy intranquilo. Y algo molesto, porque ya valió madre el haberme levantado temprano para adelantar la chamba.

Creo que sí tendré que irme de aquí.

Diablos.

Publicaré esto en la noche, si es que para entonces ya tengo internet.

Hay nos vidrios.

Lo bueno es que el Metro ya debe de ir leve.

Eso espero.

…. UPDATE

El internet se re-estableció a las 12:15. Y, cosa curiosa, poco después llegó mi papá y me contó que había contratado un nuevo paquete de Cablevisión, con teléfono y todo.

Es decir, ¡los premió!

Con todo y que van a subir sus precios el próximo año.

Así pasa cuando sucede.

Duh.

5 Comments:

  1. Liz said...
    Tss, ¿quién te manda vivir en Neza?
    Digo, erhm, Cablevisión ES una basura. Al menos eso me han dicho.

    Vivan Slim y su super servicio Infinitum...ok, no.
    Liz said...
    Esperaré paciente a que algún día tengamos un buen proveedor de a devis, o que al menos nos cobre lo justo por el servicio que ofrece.
    Liz said...
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
    EL GANSO said...
    Ay sí, ay sí, ya reniegas de tus orígenes.

    ¿Y por qué elminaste un comentario? ¿Qué ocultas? ¿Trabajas para Cablevisión, verdad?
    tazy said...
    esto fue como el día triste de enjuto mojamuto

Post a Comment



Blogger Templates by Blog Forum