Sí, ya sé, me tardé mucho en escribir este post-crítica-reseña sobre las presentaciones de Radiohead en la Ciudad de México.

De hecho, ya no viene mucho al caso hablar sobre las rolas que tocaron o dar detalles sobre su desempeño en el escenario.

En sí, sólo quiero dar mi opinión sobre lo que vino después de los conciertos, es decir, los comentarios de algunos de los más de 100 mil asistentes al Foro Sol el domingo y el lunes.

¿Cómo se administra el entusiasmo? ¿Hay un manual de conducta para disfrutar de Radiohead? ¿Por qué muchos se empeñaron en demostrar que vivieron la presentación como-debe-de-ser?

No me latió que algunos tacharan de esnob a todo aquel que criticara a Radiohead por tocar Creep. O a quienes, como a mí, no les quitaba el sueño escuchar esta rola.

Del otro lado, tampoco estuvo chido que algunos “exquisitos” no bajaran de nacos a quienes cantaron y se extasiaron con lo que, a fin de cuentas, es y seguirá siendo una canción clásica.

Creo que cada quien vivió los conciertos de acuerdo a sus posibilidades. Y eso de insistirle a los demás para que piensen como uno, me parece nefasto.

Ahora, si me preguntan a mí, dudo que el concierto del domingo haya sido grandioso. Pero tampoco pienso que haya sido una mierda.

Como en todo, hubo cosas buenas y malas. Desde mi perspectiva, el concierto del domingo simplemente cubrió con las expectativas. Los tipos llegaron, tocaron las canciones que tenían que tocar y los espectadores quedamos satisfechos.

Siento que lo más emocionante, y lo que nos hará recordar esta presentación, es el hecho de que por fin pudimos escuchar en México a Radiohead en vivo, después de más de 15 años. Dudo que el concierto, por sí mismo, pueda ser considerado como “increíble” o “maravilloso”.

Quizá algunos se extasiaron con cada una de las canciones y vivieron una experiencia casi trascendental. Yo no.

Aunque, insisto, mis impresiones hablan de lo que pasó el domingo. Por lo que he leído, el concierto del lunes fue mucho mejor, más cálido e intenso. Además, debo decir que yo lo viví desde la zona naranja, en las gradas, y ahí todo fue más frío.

Con todo, salí contento del Foro Sol, porque escuché tocar en vivo a una muy buena banda y pude compartir el suceso con algunos de mis mejores amigos. Pero hasta ahí.

Espero que Radiohead regrese a México y dé conciertos mucho mejores. Eso deseamos todos, ¿no?

Ay nos vidrios.

5 Comments:

  1. Taquero Narcosatánico said...
    Yo siempre he dicho: los conciertos los vive uno individualmente. Ir a un concierto para ver si la gente se comporta como uno o no, está de más y, en tiempos de crisis, es un desperdicio de dinero.

    Yo ya hablé de mi experiencia personal en mi blog, y es eso, una experiencia personal.
    Chok said...
    pos yo estuve en el concierto clandestino que dieron en el alicia
    EL GANSO said...
    Oigan, sí, yo también supe que Radiohead dio un concierto en el Alicia el sábado en la noche...

    Y que tocaron Creep como 5 veces...
    Taquero Narcosatánico said...
    Y en remix.
    tazy said...
    snobs estos que andan en conciertos en bares underground.

    pos yo si estoy bien felizota con todo y que ví l amitad del concierto... snif... porqué la gente es tan alta??

Post a Comment



Blogger Templates by Blog Forum