La próxima semana se cumple un año de la muerte de mi hermano. Y me sigue doliendo mucho que ya no esté aquí, al menos físicamente. Porque ahora sólo quedan recuerdos. Y una caja donde están sus cenizas, que puedo ver en este instante, mientras escribo. No sé cómo vivan su duelo otras personas. Me pregunto si en verdad llegan a resignarse, o nomás se hacen los fuertes. A mí me sigue costando aceptar que se fue. Lo extraño, y esta semana, en particular, he estado muy triste. Sin ánimos. Roto. Llorando en cualquier parte. Quisiera haber tenido la oportunidad de despedirme de él, mientras seguía con vida. De decirle que siempre lo admiré por la forma en que soportó su enfermedad, por el  valor que siempre demostró, y que yo nunca tendré. Pero no hubo tiempo. Todo se dio demasiado rápido. De un momento a otro, se fue mi mejor amigo. A quien agradezco muchas cosas. Como la complicidad que logramos (para hacer enojar a mi padre, ja). Su alegría. La paciencia que me tuvo. Todo el cariño que nos regaló. Las ocasiones en que fue mi copiloto, o fuimos juntos al cine, a ver las películas de los Piratas del Caribe. Todos esos momentos que, al venir a mi mente, me dan la ilusión de que está vivo. De que más tarde, cuando baje las escaleras, él estará ahí, sonriendo. Aquí, en su casa, con su familia. Con los que siempre lo quisimos.

6 Comments:

  1. Neko-chan said...
    A falta de palabras, solo puedo mandarte un abrazo.
    Lilián said...
    Qué hermoso, Ganso. Y triste, pero sólo así podía ser.
    Chilangelina said...
    Yo te abrazo también.
    Muchos abrazos, muchos.
    EL GANSO said...
    Gracias por sus comentarios :)
    Anónimo said...
    Amigo, no llegas a resignarte… ni te haces el fuerte, son dolores con los que aprendes a vivir, pero nunca dejas de extrañarlos. Te mando un fuerte abrazo y espero verte pronto.
    Elvia
    Nimmue said...
    Mi estimado Ganso, yo he pasado por un dolor igual, pero tal vez en circunstancias diferentes, te puedo decir que han pasado tres años de la muerte de mi hermano, día fatal en el que un día salió de casa y no regresó de la misma manera, no pude despedirme y decirle cuánto lo amo y cuánto lo admiro, así que propcuro vivir mi vida demostrandoselo día a día, viviendo cada día recordandolo y viviendo con fuerza, con valor.. aunque cueste trabajo, pues no es fácil.

    Te puedo decir que me entristece mucho vivir una vida en la que el no pueda estar, te duele y la verdad es que siempre va a doler, y debes aprender a vivir una nueva vida con ese mismo dolor, lo que si llega es la serenidad, ya no te enojas con la vida ni gritas contra lo que puedas por tu enojo y desesperación, vivies por que sabes que la unica manera de seguir adelante es aceptando lo que sucedió aunque tampoco quiere decir que comprendamos no quiere decir que comprendamos la razón por la que se tuvieron que ir.

    Dicen, que de recuerdos vive el hombre, los recuerdos son muy importantes y una persona de verdad muere si se deja de recordar, si pasa por este mundo si n ser recordado. A veces cuando recuerdas sientes que no ha pasado nada!! que todo está bien, que el estará ahí! es más dura la caida, cuando sabes que no es así, pero por momentos lo vuelves a vivir, lo vuelves a sentir, y te sientes bien, en paz, hay tantos recuerdos que contar y supongo que en tu caso también.

    Que te puedo decir, extraño a mi hermano también, tanto como si fuera el primer día, anhelo verme reflejada en sus ojos, cruzar palabras como antes, hacer las cosas que hacíamos, lo extraño tanto que no concibo que otras personas no les inmute perder a sus seres queridos o la manera en que se expresan respecto a ellos como un, ya pasó... no importa más. Pero luego recuerdo que todos somos diferentes así que pretendo no juzgar a los demás.

    A veces... Siento que lo veo llegar, como antes, para platicar o hacer algo que hace tiempo no hacíamos, pero... no es así.. lo que si creo es que me escucha, que está conmigo espiritualmente y que no estoy sola aunque a veces si me sienta sola. Se que alguien vela por mi.

    Escribele cartas a tu hermano, hablale como estuviera contigo, dile cuánto lo admiras y cuánto lo quieres, dile cuánto lo extrañas, y sin pensarlo algún día lo soñarás y platicarás con el, no es fumado lo que te digo... un día yo soñé con mi hermano y platicamos mucho, cosas reales, en una realidad de nuestro entorno, nada fantasioso.

    El siempre estará, con los que lo aman, no se si creas, pero yo creo que mi hermano deberá tener una evolución espiritual, tendrá sus cosas quehacer, pero siempre estará pendiente de nosotros.

    Lo mismo contigo, con tu hermano....

    Cmpartimos un mismo dolor.
    Un beso
    Y disculpa si te cansa mi texto.

    Maggie

Post a Comment



Blogger Templates by Blog Forum